Fotografia arquitectura interior

Hablemos sobre fotografía de arquitectura interior

 

La fotografía es la mejor herramienta para describir un espacio arquitectónico, pero obtener buenas imágenes que transmitan las sensaciones que experimenta el usuario en su interior, es más difícil de conseguir.

Cuando entro a un espacio que tengo que fotografiar intento impregnarme de la atmósfera que se respira en ese lugar. Activo todos mis sentidos para captar la esencia que habita en ese espacio ordenado, pensado y diseñado por y para el ser humano. Cierro los ojos y me dejo llevar por las sensaciones que me transmite el lugar para conocer cómo sería vivir el día a día en él. Y de esta experiencia intento extraer todo lo que tiene que transmitir mi trabajo fotográfico.

Este ejercicio lo realicé cuando visité el Palacio Condestable de Pamplona de los arquitectos Tabuenca & Leache y traté de transmitir esa tranquilidad y orden que se respira en el edificio en mis fotografías.

Palacio Condestable de Pamplona (Navarra, España) 2015 | Tabuenca & Leache Arquitectos

La posición, la luminosidad, el encuadre, la sensación de profundidad, la perspectiva, el ritmo, la amplitud del ángulo de visión y las condiciones atmosféricas son claves para que puedas describir las dimensiones y los volúmenes del espacio arquitectónico. También tienes que tener en cuenta la relación que se establece entre los diferentes elementos que interactúan y componen el espacio, para ser capaz de inmovilizar la personalidad única que define cada uno y su entorno.

 

¿Qué es la fotografía de arquitectura interior?

La fotografía de arquitectura interior es una disciplina de la fotografía que cada día está más presente en nuestro entorno. Puede funcionar tanto para transmitir las experiencias sensoriales de un espacio como te comentaba anteriormente, y que en este caso lo entiendo como una herramienta de comunicación de la arquitectura, pero también puede funcionar como instrumento para que una empresa venda una promoción de apartamentos. En este artículo me gustaría centrarme más en mis inquietudes en torno a la primera función comentada.

Cuando empieces a fotografiar un interior de una vivienda o un local, tienes que tener claro que es más complicado de lo que parece, no es fácil captar la amplitud del espacio si no eres capaz de combinar sus líneas rectas y curvas. Pero con ello no te quiero desanimar, todo lo contrario, quiero que practiques para que, poco a poco con la experiencia, puedas realizar mejores reportajes fotográficos.

 

Consejos para iniciarte en la fotografía interior

A continuación, me gustaría darte unos pequeños consejos a la hora de afrontar tus trabajos sobre fotografía de arquitectura interior.

 

La luz

Para realizar mejor tu sesión fotográfica debes estudiar previamente la orientación que tiene cada estancia para saber cuál es el momento idóneo para fotografiar cada espacio. Pero no sólo eso, sino que también tienes que conocer las condiciones climáticas que va a haber ese día para que tu sesión fotográfica sea lo más eficiente posible.

Como bien sabes, el momento de mayor luminosidad normalmente corresponde con el mediodía cuando el sol está más alto, pero en mi opinión, creo que la mejor luz para un interior es justo antes del mediodía, ya que el sol tiene menor intensidad y las sombras que pueda generar son más suaves.

 

Ordenar y limpiar

Cuando realizo un reportaje fotográfico de arquitectura de interior sé que me voy a encontrar un espacio amueblado en el que encontraré multitud de elementos en los que no estoy interesado que aparezcan en mis fotografías. Por eso, por mucho que haya preparado mi equipo fotográfico al completo y haya estudiado el movimiento del sol en cada estancia, hasta que no llego al edificio no sé en qué condiciones me lo voy a encontrar.

Normalmente cuando me encargan un reportaje de fotografía de arquitectura de interior, procuro decirle al cliente que limpie y ordene el espacio en el que tengo que trabajar. En alguna ocasión me he llevado una sorpresa y ha retrasado mi trabajo un par de horas. Una vez está todo limpio y ordenado ya decidirás tú qué elementos quieres que aparezcan en tus fotografías, pero recuerda que cuanto más recargado esté el espacio, menos protagonismo tendrá la arquitectura. Por eso, te aconsejo que intentes cuidar hasta el mínimo detalle tanto en la preparación como en la realización del reportaje.

 

Composición

Uno de los mayores miedos que puede aparecer en tu mente a la hora de fotografiar arquitectura interior, es el encuadre. Saber analizar el espacio para saber cómo y qué debe aparecer en cada fotografía, es algo que sólo se consigue con la práctica y la experiencia. Más allá de decirte que tienes que mantener las verticales rectas en tus fotografías o que tienen que estar compensadas, quiero que pruebes y vayas un poco más allá.

En mis fotografías siempre intento jugar con las líneas para componer nuevas geometrías o buscar que la vista del espectador se  hacia donde yo quiero. En muchas ocasiones puedes encontrar una buena fotografía frontal de un espacio pero que no transmite lo suficiente, por eso te animo a dar un paso más y buscar una composición más arriesgada y potente. Con esto te quiero animar a que experimentes y consigas que tus fotografías tengan un plus como puede ser la profundidad.

 

En el trabajo fotográfico de arquitectura interior que hice de la cafetería Molienda Palma, busqué marcar la perspectiva mediante el perfil metálico oxidado del techo.

Cafetería La Molienda Palma (Mallorca, España) 2020 | Javier Oliver Vall-llosera

El equipo

En la fotografía de arquitectura de interior disponer un equipo completo que te permita abarcar todas las variantes que puedas necesitar, es muy importante. En mi caso, los reportajes los realizo con mi cámara full frame Nikon D800, mis lentes entre las que dispongo de un objetivo descentrable Nikon PC-E 24 mm/3.5D ED Lens, un trípode, un disparador remoto y un nivel, entre otros.

En este tipo de fotografía te sueles encontrar espacios poco iluminados, por eso necesitas disponer de un trípode que te permita evitar la crepitación y el ruido en tus fotos. También si tienes la posibilidad de tener un objetivo descentrable entre tu equipo puede facilitarte el trabajo de posproducción, ya que te permite mantener la verticalidad de las paredes y evitar su inclinación.

Si estás interesado en conocer mejor el equipo necesario para realizar este tipo de trabajos, en artículo «Fotografía de arquitectura» puedes encontrar un apartado que profundiza con mayor detalle en ello.

 

Posición de la cámara

A la hora de realizar la fotografía de cada espacio debes conocer cuál es la altura más óptima a la que tienes que colocar tu cámara para obtener una mejor sensación espacial y evitar un exceso de trabajo en el momento de la posproducción.

En general te recomiendo que coloques tu cámara a una altura de 1,30 m. ya que es la mejor a la hora de fotografiar la mayoría de las estancias. Pero acuérdate de modificarla cuando tengas que fotografiar cocina y los baños, ya que para estos espacios la altura idónea de la cámara es 1,00 m.

La abstracción del lugar

Como te he mencionado anteriormente, la preparación del espacio antes de empezar la sesión fotográfica es muy importante. Por eso trata de ordenar todos los elementos que aparecerán en la fotografía de la mejor manera posible para que favorezca tu composición. Despeja las mesas y estanterías de elementos innecesarios; haz las camas y deja las sábanas sin ninguna arruga; coloca los cojines del sofá de forma compensada y con cuidado; ordena las sillas de la mesa colocándolas todas a la misma distancia, tanto entre ellas como respecto a la mesa. Con todo ello, intenta despersonalizar el espacio para que todas las fotografías consigan transmitir tranquilidad y neutralidad.

 

Compensación entre el interior y el exterior

Uno de los mayores problemas que encuentro a la hora de realizar un reportaje de fotografía de arquitectura interior es el trabajo con la diferencia de exposición interior y exterior. Cuando fotografíes un interior y tu cámara enfoque una ventana, tienes que prestar atención para conseguir la medición de luz que más te interese. Es decir, si mide la luz del exterior, la estancia quedará completamente a oscuras, mientras que cuando enfoques el interior, el exterior quedará “velado”. Para evitar este tipo de problemas, te recomiendo que realices dos fotografías con diferente tiempo de exposición, en la que en una se vea iluminado el interior y en la otra el exterior. De esta forma, cuando te encuentres en la posproducción, con programas como Photoshop o Lightroom puedes hacer una combinación de imágenes y conseguir una fotografía en la que la iluminación sea uniforme en toda ella.

 

Creo que te puedo ayudar a entender este efecto si te muestro estas fotografías de la cafetería de la Molienda Palma, en la que realicé esta técnica para poder mostrar tanto el interior como el exterior.

Cafetería La Molienda Palma (Mallorca, España) 2020 | Javier Oliver Vall-llosera

Posproducción

Hablando de cómo combinar dos fotografías en la posproducción, me gustaría mostrarte dos herramientas que te pueden ayudar mucho. Por una parte, el programa Lightroom te permite clasificar tus fotografías en galerías y tener todos los archivos ordenados, pero realmente me gustaría hacer hincapié no en esto, sino la opción de revelado. Tanto el Lightroom como el plugin de Photoshop Camera Raw, permiten retocar las fotografías con mucha rapidez y sencillez.

Tienes que tener en cuenta que las dos opciones están pensadas para mejorar tus fotografías desde el formato RAW. Con ellas puedes aplicarle la corrección de lente, ajustar la exposición, la temperatura de color, el nivel de blancos y negros, e incluso corregir la perspectiva.

 

Para concluir, me gustaría animarte a que te inicies en el campo de la fotografía de arquitectura interior y espero que te hayan servido algunos de los temas que te he comentado. Esta disciplina tiene la ventaja de que puedes empezar a practicar desde ya, sin salir de casa. Como dijo Henri Cartier-Bresson: “La cámara es un cuaderno de bocetos, un instrumento para la intuición y la espontaneidad”, así que coge la cámara, y pon en práctica todas las técnicas y consejos que te he ido enseñando y crea tu propia galería de fotografía de arquitectura interior.