Fotografía industrial

Hablemos sobre fotografía de arquitectura industrial

 

La fotografía es una herramienta muy potente a la hora de contar historias. Gracias a ella, muchos de los acontecimientos históricos que han sucedido en nuestro planeta en los dos últimos siglos han quedado registrados en papel y han servido para conocer de dónde venimos.

En el campo de la fotografía industrial, me gusta contar mis historias de forma que muestren ese proceso de producción que tiene o tenía lugar en esas inmensas naves industriales. Documentarme de toda esa cadena de producción que conlleva cada producto para su elaboración me resulta muy interesante. En mi caso me he centrado más en las fábricas cerámicas que han sido de gran importancia en mi territorio y en ellas he conocido fantásticas historias de sus trabajadores que sería una pena perder.

 

¿Qué es la fotografía de arquitectura industrial?

 

La fotografía industrial es la que, como su nombre indica, se realiza en fábricas e industrias con el fin de resaltar la manera de producir, la actividad que desarrolla, la maquinaria que utiliza y los productos que elabora la empresa. Tu fotografía industrial tiene que representar, con un alto nivel de rigurosidad, las características de un objeto, las singularidades de una operación técnica, de un proceso productivo o el desarrollo de una construcción. El espectador viendo tus fotografías debe ser capaz de identificar el material del cual está hecho un objeto, sus dimensiones y su funcionalidad.

Esta disciplina de la fotografía debe representar las cualidades que definían o definen a una empresa y sus productos, desde su punto de vista. Como ves siempre te hablo en presente y en pasado, ya que en mi caso me ha tocado fotografiar varias industrias abandonadas y explicar cómo era ese día a día en la fábrica en sus años de máximo esplendor. Considero que mis trabajos se describen mejor bajo el nombre de fotografía de patrimonio industrial, ya que son una serie de reportajes sobre fábricas históricas en el territorio valenciano.

Para preparar mis reportajes, considero que conocer la historia del conjunto industrial mediante documentación gráfica y las anécdotas de sus antiguos trabajadores, es lo más bonito que he podido experimentar. Una vez te impregnas de esa magia, realizar el reportaje fotográfico es mucho más sencillo y fluido.

En este punto me gustaría presentarte mi reportaje de la fábrica de cerámica “La Campaneta”, en el que pude conocer todos sus secretos gracias a la investigación y documentación que hice junto a varios estudios de arquitectura y expertos.

Fábrica la Campaneta de Onda (Castellón, España) 2014 | el fabricante de espheras, Grupo Aranea y Cel-ras Arquitectura

Historia de la fotografía industrial

La fotografía industrial se podría decir que nació de la propuesta de dos personas que no eran fotógrafos pero que vieron la necesidad de documentar el desarrollo industrial mediante la fotografía. Ellos fueron Robert Owen y Charles Fourier que a mediados del siglo XIX sugirieron que la fotografía debía abandonar el ámbito privado para comenzar a tener una nueva utilidad.

Se puede considerar que el primer trabajo reconocido en esta disciplina fue el que hizo Philip Henry Delamotte sobre el Crystal Palace, entre 1853 y 1854, cuando se trasladó y se reconstruyó el palacio desde Hyde Park hasta el sur de Londres.

A partir de ese momento, la fotografía empezó a moverse por esta disciplina, surgiendo numerosos trabajos destacables, entre ellos, el del alemán Edouard Baldus, quien hizo un interesante reportaje de 50 fotografías sobre la línea de ferrocarril París-Boulogne.

No quiero olvidarme de mencionar a los que considero que fueron los maestros de la fotografía industrial y marcaron un antes y un después en esta disciplina: Bernd y Hilla Becher. Fueron un matrimonio alemán que exploró durante cinco décadas las construcciones industriales y formaron la generación de fotógrafos más importantes en el arte contemporáneo junto con Robert Frank, Henri Cartier-Bresson y Walker Evans. Bernd y Hilla se interesaron por las instalaciones industriales abandonadas y en peligro de demolición y fueron considerados por Alley Ronald como los arqueólogos industriales. En el apartado de fotógrafos de fotografía industrial te contaré más información sobre los viajes de este matrimonio.

Aprovechando que Bernd y Hilla fotografiaban instalaciones industriales amenazadas de demolición, me gustaría presentarte otros de mis trabajos ya que, en este caso, ya se llevaron a cabo los trabajos de demolición y ya no existe esta joya industrial que caracterizaba una de las entradas de Burriana (Castellón). Este conjunto industrial al que hago referencia es la Papelera de Burriana.

Fábrica Papelera de Burriana (Castellón, España) 2014 | Lluís Bort

Claves para una buena fotografía industrial

A continuación, te daré algunos consejos para que puedas realizar tus trabajos sobre fotografía industrial que espero que te ayuden a obtener un mejor resultado.

 

Originalidad en tus composiciones

Durante la realización de tus trabajos, tanto sean para documentar una industria en funcionamiento como una abandonada, trata de aplicarle un plus de innovación en tus encuadres. Aprovecha las potentes líneas y curvas que formen el espacio para tratar de atraer la atención del espectador de una forma rápida y contundente. Tanto en los exteriores como en los interiores, es muy importante evitar la convergencia de las líneas verticales. Esto lo puedes evitar colocando tu objetivo siempre de forma paralela al suelo o en el caso de necesitar fotografiar una estructura grande, disponer de un objetivo descentrable te facilitará mucho el trabajo.

 

Exposición larga

Tanto cuando hagas fotografías interiores como nocturnas, tienes que tener en cuenta que tener un trípode te será casi imprescindible, ya que vas a necesitar tiempos de exposición largos debido al bajo nivel lumínico que tendrás en estos dos ambientes. Para conseguir la máxima profundidad de campo y nitidez en todas las partes de tu fotografía, te recomiendo que cierres el diafragma y lo mantengas entre f/8 y f/16. También te recomiendo que utilices siempre un ISO lo más bajo posible, ya que de esta forma evitarás la aparición de ruido en la mayoría de tus fotografías. Como habrás intuido ya, con esta configuración de diafragma e ISO, no te quedará otra alternativa que usar tiempos de exposición largos.

 

Relato

Es muy importante que en todos tus reportajes o trabajos fotográficos cuentes una historia para que todas las fotografías tengan un hilo conductor que permita entenderlas en todo su conjunto. En este aspecto me gustaría hacer hincapié en una técnica que te puede ser muy útil a la hora de elaborar tu discurso. Se trata de combinar fotografías que cuenten el ambiente que se vivía o se vive en la industria, con detalles del proceso productivo que revelen al espectador la esencia de ese lugar. Con esto te quiero decir que puedes empezar fotografiando los exteriores de la nave y poco a poco ir describiendo todos sus espacios interiores hasta llegar al punto de fotografiar algún elemento característico de esa industria o de su maquinaria. Haz viajar al espectador por una narración fluida que le transmita esas ganas de continuar viendo tu reportaje.

En este punto me gustaría mostrarte una imagen del reportaje sobre la fábrica “El Bólido” de Onda, en el que traté de fotografiar cómo sería un día trabajando en su interior.

Fábrica el Bólido de Onda (Castellón, España) 2014 | Lluís Bort

Fotógrafos de arquitectura industrial

Me gustaría continuar contándote más sobre una de mis máximas referencias en la fotografía industrial y que también me ha servido de inspiración para alguno de mis proyectos como arquitecto. Ellos son los señores Becher y sus maravillosas fotografías sobre arquitectura industrial.

 

Bernd y Hilla Becher veían las industrias como auténticas esculturas que las calificaban como “obras sin autor”. Fueron capaces, mediante su fotografía, de transformar estas estructuras en peligro de extinción en un inventario muy completo sobre arquitecturas industriales en el que las comparaban por su forma y diseño. Este inventario les permitió que su obra se concibiera como un conjunto y esto fue lo que realmente le dio un verdadero valor en la disciplina de la fotografía industrial.

Su rigurosidad les permitió transferir a sus fotografías un carácter científico, dotando las industrias de una rígida estética que inicialmente sólo fue valorado por ingenieros y arquitectos.

Durante 50 años se dedicaron a recorrer infinitas plantas industriales de Europa y EE.UU. fotografiándolas desde un punto elevado y utilizando largos tiempos de exposición, para hacer desaparecer la figura humana. Además, quiero destacar que, toda su obra la realizaron en blanco y negro, ya que vieron que cuando aparecieron las primeras películas en color, éste desvirtuaba su potencia.

 

Edward Burtynsky es un fotógrafo canadiense más contemporáneo que el matrimonio Becher. Desde que empezó a estudiar fotografía su vida giró en torno a la industria y su obra está compuesta por fotografías de paisajes alterados por la industria, como vertederos y canteras, pero de una impresionante belleza que entra en conflicto con los escenarios peligrosos que muestran.

Con todo esto, espero haberte ayudado a profundizar un poco más en el mundo de la fotografía industrial, o como a mí me gusta llamarla, la fotografía de patrimonio industrial. Mediante los temas que he tratado sólo pretendo haberte dado unas pinceladas de esta amplísima disciplina que te ayuden a iniciarte o continuar tu camino como fotógrafo de arquitectura industrial. Y como dijo Ansel Adams: “El componente más importante de la cámara está detrás de ella”, así que te animo a coger tu cámara y documentar todo el maravilloso patrimonio industrial que hay en tu territorio.